lunes, 8 de noviembre de 2010

¿Para qué aspirar la casa, si puedes aspirar a tu mascota?

Hoy ha sido un día ajetreado, pero pronto acabará la jornada laboral y volveré a casa a descansar. ¡Oh, wait! El departamento está hecho un desastre y mi gata (común de pelo largo) tiene los pisos, sofás y alfombras llenos de pelo. Mala cosa. Muy mala.

Entonces se me cruzó esta maravilla de cepillo para animales que va conectado a las pitucas aspiradoras Dyson, que remueve el pelo muerto y la suciedades en el cuerpo de las mascotas.

Me dirán: “claro, pero si enciendes una aspiradora cerca de un perro o un gato -si tienes suerte- sólo sale arrancando y no te deja la cara como mapa”, y bueno, puede ser, pero las Dyson aseguran ser bien silenciosas y además la herramienta de cepillado viene con un instructivo para ganarte la confianza de la mascota, paso a paso, para que no tan solo te acepte cepillarlo, sino que hasta lo disfrute.

Jamás intentaría “aspirar” a mi gata, porque es BIEN especial y resultaría como soltar al Demonio de Tasmania frente a ti, pero viendo el instructivo y la máquina en funcionamiento, me parece que podría llegar a ser posible.

Bueno, la extensión tiene cerdas de acero retráctiles que es posible adaptar a lo frondoso que sea el pelaje de la mascota presionando con más o menos fuerza un botón. Luego, al quedar el cepillo lleno de pelo, se suelta el botón y como si fuera magia, todo el pelo es succionado por la aspiradora.

Ah, pero les dije que las Dyson son artefactos de gama alta… el último modelo -la Dyson City- tiene un valor de US$400, mientras que el puro cepillo cuesta US$65 en el Reino Unido.

Por ahora, me mentalizo en que me espera una larga sesión de limpieza en el departamento y una ardua batalla contra mi gata y su mal genio cuando me acerque con el humilde cepillo que tanto odia.

Y tú, ¿tendrías esta aspiradora?

Link: Dyson Groom lets you hoover your hound (Cnet UK)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada