viernes, 10 de junio de 2011

En este baño público ruso ni las bombas podrán interrumpir tu inspiración



Ya es fome que la naturaleza haga su llamado cuando te encuentras lejos de tu casa. Ya sabes: el dicho versa que el trasero se cohíbe en baño ajeno. Pero peor es cuando estás en un recinto público y hay un desfile de inoportunos que no permiten que te concentres. Y acaso ¿podría llegar a ser aún peor si por esas cosas de la vida más encima se produce un ataque terrorista con bomba mientras intentas hacer lo tuyo? Definitivamente, no.
Pero los rusos ya tomaron cartas en el asunto y comenzaron a desarrollar baños públicos resistentes a ataques vandálicos y terroristas. Por eso, antes de fin de año ya podrías ir a uno y despreocuparte por completo sabiendo que nada podrá interrumpir tu labor. Están hechos de concreto fibroso ultra resistente, acero y plástico reforzado. Y para estar más cómodo en los inclementes inviernos moscovitas, tiene incorporado un sistema de calefacción.
A los 30 minutos suena una alarma y se abre la puerta, obligándote a salir, pero conozco poca gente que sea capaz de tomarse tanto tiempo, por lo que no debiera ser un problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada