jueves, 6 de diciembre de 2012

Tus huesos también necesitan de fósforo


¿Sabías que el fósforo es un macro mineral aliado del calcio para formar huesos y dientes fuertes?Ambos elementos se encuentran presentes en nuestro organismo pero deben mantener un equilibrio. El exceso o la carencia de uno, afecta directamente la capacidad de absorber al otro
Los especialistas recomiendan consumir no sólo calcio, sino también fósforo para evitar artritis, artrosis, reuma y toda enfermedad relacionada al sistema óseo.
Otro de los beneficios que se le otorga al fósforo es su capacidad de almacenamiento de energía.

Beneficios

Entre las funciones más importantes que el fósforo realiza en el organismo está la correcta formación y mantenimiento de huesos, dientes y encías.Ayuda a aliviar los dolores provocados por la artritis y estimula las contracciones musculares, incluido el músculo cardiaco.Su presencia es necesaria para el correcto funcionamiento de los riñones y la correcta transmisión de los impulsos nerviosos.
En la etapa del embarazo es necesario para la secreción normal de la leche materna.

Alimentos con fósforo

Aunque muchos alimentos contienen fósforo, estos son los más ricos: queso parmesano, pescados como la sardina, salmón, calamar, abadejo, lija, bacalao, trucha y anguila.
También lo encuentras en las carnes del pollo, pato, ganso y pavo. En los cereales, con fósforo está  el trigo en grano, pan de centeno, moreno, integral. Las alcachofas, habas, lentejas, garbanzos y champiñones también son buenos en fósforo.

Fósforo insuficiente

La carencia de fósforo puede causar algunas alteraciones como fragilidad en huesos, dientes y encías, especialmente en personas mayores. Alteraciones en la transmisión de los impulsos nerviosos, en el correcto funcionamiento renal y en las contracciones musculares.
También puede ocasionar trastorno del metabolismo de las grasas, fatiga mental y física,decaimiento, debilidad y temblores. En algunos casos anorexia, raquitismo y desordenes respiratorios.

Deben consumirlo

Estas son algunas de las enfermedades que requieren obligatoriamente de un consumo de fósforo:
-       Trastornos del músculo cardiaco como taquicardias.
-       Enfermedades del sistema óseo como artritis, artrosis, raquitismo y reuma.
-       En trastornos del metabolismo como el colesterol dañino elevado y/o triglicéridos.
-       Cuando se presenta caries sangrantes, gingivitis. En este caso los afectados no deben dejar de ingerir alimentos generosos o elevados en fósforo.
-       Los trastornos renales, la ansiedad, angustia, depresión y estrés son estados que pueden ser aliviados consumiendo este gran mineral.

¿Cuándo hay deficiencias?

La deficiencia de fósforo tiene varias causas, puede deberse a una inadecuada alimentación o un elevado consumo de azúcares, harinas y grasas.
También se sabe que es el estrés uno de los causantes en la baja del fósforo. Otro factor que disminuye este mineral en nuestro cuerpo es el excesivo consumo de cantidades de Hierro, Aluminio y Magnesio.
Por otro lado la deficiencia de la vitamina D y del ácido nicotínico también puede ocasionar esta disminución de fósforo. Las personas que padecen de Hipotiroidismo también presentan una baja constante en el nivel de fósforo.

Alerta

Es inusual, pero el consumo excesivo puede desencadenar una hipocalcemia, es decir disminuir las cantidades del calcio en nuestro organismo que puede culminar en efectos cardiacos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada